“Como el Padre me envió a mí, así yo los envío a ustedes” Jn. 20:21

La misión implica extendernos a todas las etnias de la tierra ocupándonos de los diferentes aspectos de la vida de la gente. La iglesia no existe para si misma sino para servir a la humanidad.

La misión local y global es cuando el pueblo de Dios se une a la misión de Dios cruzando intencionalmente barreras de iglesia a no iglesia, en palabra y obra, invitando a las personas a reconciliarse con Dios, consigo mismas, unas con otras y con el mundo, integrándose a la vida de la iglesia con miras a la transformación del mundo hasta que el Señor vuelva (Chuck Van Engen[2]).

Al hablar de misión transcultural estamos hablando de un mensaje integral de salvación que no conoce fronteras de ningún orden y esta dirigido a todo ser humano considerando la totalidad de su persona.

 

Dios llama a todos los creyentes a participar y comprometerse en su misión.

Preguntas para la reflexión

¿Qué significa compartir todo el evangelio? ¿Cuáles son las barreras que debe cruzar la iglesia para transformar el mundo?


[2]Deiros, Pablo Alberto: Diccionario Hispano-Americano De La Misión. Casilla 711, 3000 Santa Fe – Argentina : COMIBAM Internacional, 1997

Autor: Carlos Scott

Publicar un comentario